Purificación por ósmosis: las claves del proceso que más transparenta el agua

Es una técnica de vanguardia en la purificación del agua de red. Una que no deja de ser novedosa en muchas partes, también en nuestro país, y que tiene su base en el contrapeso de dos líquidos distintos en densidad salina, que, al dividirse mediante membrana artificial a presión osmótica, realiza el filtrado de las sustancias indeseadas. El logro es el consumo de agua de gran pureza y sabor.

Cada vez se habla más de la ósmosis inversa, y empresas de elevado prestigio la utilizan en sus procesos de filtrado profesional, el caso que exponemos aquí: https://hidrolit.com.ar/categoria-producto/osmosis-inversa/. Se trata, afirman, de un accionar sencillo, sustentable y que beneficia en mucho no solo a hogares, también a riegos agrícolas, compañías e industrias.

Sus beneficios en favor del planeta y la salud

Un equipo de ósmosis inversa de agua aleja todo microbio, tóxicos, sales, virus, bacterias, metales pesados y otros elementos nocivos para la salud, alcanzando transparencia y un proceso similar al que se utiliza para mineralizar el agua. De ahí, que su sabor purificado sea tan similar.

Como observamos con Hidrolit, esta técnica de alta calidad científica no utiliza productos químicos o malos durante su transformación, y eso la hace la ideal para muchas personas.

La utilización energética es muy poca, y se eliminan los contaminantes que en general alteran el gusto, color y sabor del agua.

Se trata un producto a la venta muy compacto, automatizado, que no ocupa prácticamente lugar, algo acertado teniendo en cuenta que otros sistemas son muy grandes, además de poco prácticos.

La calidad de vida y salud de las personas es su principal ventaja. Un equipo de ósmosis inversa significa que por medio de su uso las moléculas de sodio del agua no pasan a la red, por lo tanto son quitadas. El agua que se ingiere es no solo limpia y pura, trae gran provecho para aquellas personas que padezcan problemas de presión arterial elevada o daños renales.

Además, es un paliativo excelente para quienes padecen enfermedades terminales, ya que, el agua no filtrada suele dejar pasar microbios nocivos que en general propician infecciones, y esto conlleva una disminución del amparo inmune.

Con este sistema de ósmosis inversa, muy bajo en energía y alta satisfacción de producto, que iguala concentración en ambas partes de la membrana, dando balance, el bienestar integral se beneficia. Tecnología al servicio de la sustentabilidad y el consumo inteligente.

Una técnica cada vez más empleada en Argentina, que refuerza la idea de hidratación previa purificación para asegurar un consumo seguro, más allá de la potabilización habitual, que, como vimos, no llega a quitar sustancias no recomendadas y nocivas para el ser humano, haciendo insustituible un proceso de filtrado alternativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *